Munchkin

Opinión sobre Munchkin

Al principio cuesta adaptarse a las reglas, y algunas cartas son ambiguas en cuanto a su uso pero una vez te acostumbras es un no parar de reir entre puñalada y puñalada